La desigualdad entre mujeres y hombres no es una cuestión del pasado, sigue siendo el presente. Pensemos en nuestra vida cotidiana: ¿realmente hay igualdad? La respuesta es negativa. Sabemos que la brecha de desigualdad de género ha disminuido en España, pero sigue existiendo. Así lo demuestran las cifras sobre salarios medios, empleo, datos sobre conciliación, cargos de responsabilidad e inclusión social, por plantear solo algunos ejemplos.

El salario medio anual de las mujeres es un 23% más bajo que el de los hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y su Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2015. ¿Por qué ellos ganan más que ellas? No hay explicaciones. Las mujeres tardarán 170 años en acabar con la brecha salarial con respecto a los hombres, es decir, hasta el año 2186 no lo conseguiremos, según se desprende del Informe Global de Brecha de Género 2016 del Foro Económico Mundial. Y ninguno ya lo veremos.

La pobreza también se ensaña más con las mujeres: en nuestro país, la brecha de género es importante a la hora de hablar de desempleo. La tasa de paro del año pasado se cerró en un 21,4% para ellas y un 18,1% para ellos.

Tras estos datos se enmascara la desigualdad entre hombres y mujeres. Incluso en ámbitos de la vida cotidiana ellas se enfrentan a situaciones de desigualdad: recoger la casa y realizar tareas domésticas, hacerse cargo de los hijos, planes de conciliación, precariedad en el empleo, posibilidades de promocionar, participación en la vida política, ser juzgadas por la apariencia…

Por todas estas razones, y porque la organización considera que es necesario hacer llegar un mensaje positivo compartiendo una mañana entre las familias y amistades, Serlicoop un año más realizará la Marcha Elda Anda en conmemoración del día internacional de la Mujer será la décimo cuarta edición.