¿Recuerdas la última vez que limpiaste la nevera? Sabemos que se trata de una tarea aburrida pero lo ideal es que hagas una limpieza en profundidad cada tres meses para mantener la nevera ordenada y, al mismo tiempo, para evitar el desperdicio de alimentos.

Los estudios han demostrado que en nuestra nevera puede llegar a albergar hasta 8.000 bacterias por centímetro cuadrado. La mayoría son inofensivas pero también se pueden encontrar algunas muy peligrosas para la salud. Por ejemplo la salmonela y los estafilococos, unos gérmenes que pueden contaminar los alimentos e incluso causar una intoxicación alimentaria.

No esperes a que la nevera huela mal para limpiarla. Ahora que estás a punto de irte de vacaciones, ¿por qué no aprovechas para limpiar la nevera a fondo? Te explicamos cómo hacerlo en pocos pasos y con los productos adecuados.

1. Lavaplatos
Sin lugar a dudas es el método más popular. Elige un detergente suave tanto para limpiar el interior de la nevera como para limpiar los cajones extraíbles.

2. Vinagre
Es otro remedio muy común para eliminar la suciedad, las manchas y quitar los malos olores de la nevera. El ácido acético del vinagre permite eliminar las bacterias y desengrasar las superficies.

Leer más